Monthly Archives: Juny 2012

Dia internacional de les persones refugiades. Any rera any, vergonya rera vergonya

Foto arxiu de UNCHR

Avui és el dia internacional de les persones refugiades. Segons dades d’ACNUR existeixen 42,5 milions de persones refugiades al món. A l’Estat espanyol només 3.414 persones van sol.licitar asil al 2011, i d’aquestes només al voltant de 200 aconseguiran l’estatut de refugiat.

La condició de refugiat és declarativa i no constitutiva. Una persona és refugiada per allò que ha sofert i no perquè un país el reconegui com a tal. Amb tot, avui és un bon dia per recordar a tots els països, però especialment a Espanya, que l’acollida de persones refugiades no té a veure amb la capacitat econòmica i/o situació de crisi d’un país, té a veure amb la decència,  amb la solidaritat, amb el respecte als drets humans, amb la democràcia.

El meu més profund respecte,  dedicació i homenatge a totes les persones que un dia van haver d’emprendre el dur camí cap a l’exili.

Huíamos de todas partes y a todas partes llegábamos. El precio de la vida dependía de las circunstancias. Unos se ocupaban sólo de “los suyos”; otros de los “suyos” y de los “ajenos”; los terceros no preguntaban quién era quién.” Dubravka Ugresic,  El ministerio del dolor

El primer día de exilio llegué a un apartamento. Cerré la puerta y el país quedó allá. ¿Dónde acomodo las cosas, en qué orden, las saco de la maleta o las dejo dentro de ella para regresar pronto? ¿Hasta dónde compro cosas nuevas…? Eso significa echar raíces y yo no quería. Finalmente el tiempo fue pasando y fui comprando con mucha timidez cosas. Los primeros pasos los di como un animal enjaulado y no quise salir del apartamento hasta unos días después. Lo hice con miedo, y sólo para mirar alrededor del lugar donde vivía. Me daba miedo alejarme del sitio que ya comenzaba a colonizar, donde tenía mi cama, mi ropa, mis zapatos. Sentía que más allá de unas pocas cuadras caía en un mare ignotum; sentía como si una muralla me impidiera ir muy lejos. Sólo unos días después, cuando ya sabía dónde estaban el mercado, la lavandería, el bar, dónde vendían el periódico, me atreví a salir de ese primer círculo y pasear por las Ramblas, sentarme en un café, coger un bus, montar en metro. Quizás pude comenzar a conocer ese nuevo mundo cuando quise escribir sobre él para mis amigos (…) La sensación de aislamiento, la sensación de que nuestra tragedia tenía una importancia marginal contrastaba con la angustia que me producían las noticias sobre la derechización del país, su tentación fascista. Sentirme en la entraña del monstruo sin que nuestra tragedia le hiciera siquiera cosquillas, me resultaba desmoralizante“.  Alfredo Molano, Un silencio negro

El exilio es mucho más que no estar en el sitio donde has nacido, y  es mucho más que no poder regresar; es no poder volver, aunque vuelvasJordi Soler, La última hora del último dia

%d bloggers like this: